Secciones

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Inicio Nuestros Símbolos Nuestros Próceres Anterior Mariano Antonio de Lara
Herramientas Personales
Volver

Mariano Antonio de Lara


Mariano Antonio de Lara

El Presbítero Mariano Antonio de Lara nació en febrero de 1774, aunque no se ha podido precisar si su advenimiento al mundo ocurrió en la ciudad de San Salvador o en el entonces pueblo de Cuscatancingo. Fue hijo de Domingo Antonio de Lara y León y de Ana de Aguilar y Nava -hermana menor de los sacerdotes independentistas de sus mismos apellidos-. Dicho matrimonio procreó también a sus hermanos Domingo Antonio y Antonia Inés.

 

Huérfano de madre a los once años de edad, quedó al cuidado de su abuela materna, quien, a la muerte del señor Lara y León, lo entregó a la custodia de su tío, el prócer Nicolás Aguilar.

 

En 1786 inició su carrera eclesiástica en el Colegio Tridentino de la ciudad de Guatemala, los cuales concluyó doce años más tarde, con su ordenación como Presbítero (2 de junio de 1798), durante una ceremonia en el templo católico Convento de Santa Catarina, la cual fue encabezada por Antonio de la Huerta y Caso, obispo de Nicaragua.

 

A inicios de 1800 llegó a Santa Lucía Zacatecoluca, asignado como coadjutor de su tío materno Manuel Aguilar, aunque en realidad se encargó casi por completo de las labores de esa parroquia hasta abril de 1810. Casi un año más tarde (enero de 1811) y tras las oposiciones de rigor, ocupó la rectoría de la parroquia de Olocuilta, desde cuyo púlpito animó a los movimientos independentistas, aunque sujetos a la monarquía constitucional.

 

Por su apoyo al movimiento emancipador del 5 de noviembre de 1811, el arzobispo guatemalteco Casaus y Torres le ordenó que se reconcentrara en la capital de Guatemala, a mediados de 1812, como resultado de lo cual le fue asignada la parroquia capitalina de Santa Rosa hasta 1813.

Imposibilitado para recibir de nuevo su parroquia de Olocuilta, entre septiembre de 1813 y abril de 1814 sirvió como coadjutor a su tío Nicolás Aguilar, gracias a lo cual pudo atender feligreses en los pueblos de Aculhuaca, Paleca, Texincal y otros aledaños (ahora parte del municipio de Ciudad Delgado), desde donde contribuyó con los implicados en el movimiento libertario del 24 de enero de 1814. Por orden de las autoridades de la intendencia de San Salvador, el 5 de mayo de ese año fue encarcelado junto con su hermano Domingo Antonio -herido en las escaramuzas de enero- y su cuñado Manuel José Arce.

 

Liberado de la cárcel realista, durante otra parte de su proceso como reo por infidencia fue reducido a arresto domiciliario en su hacienda familiar "Toma de Agua", cercana a Quezaltepeque (y no por la zona de Aguilares, como erróneamente se ha sostenido por muchas décadas), donde también se encontraban recluídos sus agonizantes tíos Vicente y Nicolás Aguilar, quienes fallecerían el 17 de enero y 12 de septiembre de 1818, respectivamente.

 

El 5 de septiembre de 1818, fue indultado, pero su conducta quedó bajo estricta vigilancia, mientras desempeñaba los cargos de coadjutor en las parroquias de Zacatecoluca y Tecoluca (30 de julio de 1820 al 9 de noviembre de 1824), por lo que en esos lugares le tocó jurar fidelidad al Acta de Independencia y oponerse a la autoridad eclesiástica de origen civil entregada al padre Delgado, lo cual lo obligó a permanecer exilado en Guatemala por espacio de nueve meses.

 

Vuelto a El Salvador, desde agosto de 1825 hasta enero de 1828 tuvo a su cargo la parroquia de San Vicente, donde vivía la familia de su hermana Antonia Inés, emparentada entonces, por vía matrimonial, con la línea familiar de los Molina y Cañas.

 

Diputado y presidente temporal de la legislatura ordinaria de 1826, estuvo alejado de los hechos posteriores, que desembocaron en la guerra civil entre facciones políticas y estados de la Federación Centroamericana, la caída de su cuñado Arce de la presidencia regional, el ascenso del general Francisco Morazán y la consolidación del gobierno de los diez años (1829-1839). Mientras, el padre Lara se dedicó a administrar propiedades familiares en Olocuilta, Tecoluca y Zacatecoluca (1831) -en especial sus haciendas “La cabaña” y “Ulapa”-, a la vez que se desempeñó como coadjutor del sacerdote Narciso Monterrey (marzo de 1828 hasta abril de 1832).


En 1832 fue electo senador estatal en el Congreso Federal, cargo para el que fue reelecto dos años más tarde, pero de cuyas funciones se exoneró para poder presidir la legislatura ordinaria de 1835, a la vez que desarrollaba su ministerio católico en la capital salvadoreña (abril de 1834 hasta octubre de 1836). Releecto senador federal (1836), en marzo del año siguiente fue designado senador suplente.

 

Mermada su vista, falleció en Santa Lucia Zacatecoluca, durante la última semana de agosto de 1843, dejando por heredera universal de sus bienes a su hermana Antonia Inés.
 

© 2019 Sitio Infantil - Asamblea Legislativa de El Salvador. Todos los derechos reservados

Webmaster